Eugenia y Fran luchan por la custodia de su hija

El próximo 18 de septiembre, Eugenia Martínez de Irujo y Francisco Rivera se  encontrarán en el juzgado de Familia de Madrid, donde se va a resolver la custodia de su hija de doce años.

Francisco Rivera se reafirma en su petición lega:

Creo que como padre tengo todo el derecho a que viva conmigo. Nada más, no hay que buscar motivos raros y menos hablar de caprichos de una niña.

Como ha explicado durante los últimos años, la hija le ha pedido al torero en muchas ocasiones que solucionara el tema. Por parte de la madre, las razones resultan igual de válidas. Eugenia se mantiene firme en la idea de no cambiar la estructura académica y familiar de la adolescente porque considera que es lo mejor para ella. Piensa que, después de haber pasado un año interna en el Reino Unido, lo mejor era que volviera a su rutina de siempre con sus compañeros habituales del Colegio Británico de Madrid.

Eugenia mantiene que nunca ha puesto impedimentos para que su ex vea a la niña siempre que quiera sin atender a régimen de visitas establecidas legalmente. Y razona que si el torero quiere vivir en otro lado será él quien deba adecuarse a la vida diaria de la menor. Por su parte, Francisco considera que ya cambió en su día de domicilio y ciudad y que ahora sería bueno que fuera Eugenia la que hiciera el traslado instalándose en el palacio de Dueñas (Sevilla). De esa manera la hija seguiría manteniendo el equilibrio familiar. Viviría con él y podría estar con la madre siempre que quisiera. Este planteamiento no lo acepta la duquesa de Montoro, que está convencida de que no habrá cambios vitales a partir del día 18 y que todo seguirá igual.

Anuncios