Kim Kardashian y su terror a engordar

La semana pasada confesó su miedo porque últimamente estaba descuidando su figura, ya sea por las vacaciones que ha pasado con su novio en Hawai o porque ha dejado de ir al gimnasio, pero su trasero ha aumentado considerablemente.

Sin embargo, ese no es problema para ella. Tras unas semanas de auténtico relax, tiempo que ha repartido para pasarlo con su familia y con Kanye West, se ha puesto ‘manos a la obra’, yendo a sus estrictas jornadas de gimnasio y atendiendo a su dieta, todo con el objetivo de adelgazar un poco, pero no demasiado, porque le encantan sus curvas.

Eso sí, aunque se note con algunos ‘kilitos’ de más, no se ha quedado recluída en casa y sigue su vida normal, vistiendo sus ceñidos modelitos.

Pero para vestir bien y sentirse atractiva, Kim Kardashian elige un tipo de tendencia que consigue alisar sus curvas más preocupantes. Para ello, la celebrity no renuncia a su imprescindible y ceñida falda tubo, que combinada con un top con volante peplum, logra que su trasero pase totalmente desapercibido.

Aún así, Kim Kardashian también consigue que nadie se fije en los kilos que ha cogido escogiendo un maquillaje muy seductor y moldeando su envidiable cabello, sobre todo destaca sus labios carnosos, para que nadie pueda despegar la mirada de ellos.

Sin embargo, todavía nos falta por saber cuáles son sus secretos de belleza para conseguir esas curvas tan deseables, porque es que nadie como ella sabe sacarse tanto partido, tanto a su cuerpo como a su rostro.

Anuncios