El príncipe Enrique lavando su imagen pública

La expectación era máxima, y es que desde que las fotografías del príncipe de Inglaterra completamente desnudo en una noche de fiesta en Las Vegas dieran la vuelta al mundo y pusieran en jaque a la Casa Real Británica, todos esperaban ver de nuevo al joven príncipe atendiendo sus obligaciones oficiales.

Y la ocasión elegida por Enrique de Inglaterra no podía ser mejor para limpiar su imagen. Un acto benéfico en el que se reconocía la labor de una fundación que ayuda a niños enfermos. Así, rodeado de niños, el príncipe Enrique se mostró alegre y tierno con los pequeños que no cesaron en arropar al hijo delPríncipe Carlos con frecuentes muestras de cariño.

Eso sí, acudir a un acto en donde los protagonistas son los niños puede convertirse en un arma de doble filo, y es ya se sabe que los pequeños no tienen pelos en la lengua y pueden provocar más de una situación embarazosa y nada protocolaria.

Alex Logan, un niño de seis años y enfermo de leucemia, se convirtió en el centro de todas las miradas ya que había asegurado que cuando viera al príncipe le diría:

Harry, me alegro de que vayas vestido”

Sin duda, unas divertidas palabras que a buen seguro pondría en un gran aprieto al joven príncipe. Finalmente, al pequeño Alex le pudo la vergüenza y tal hecho no se produjo para alegría de Enrique de Inglaterra.

Además, el hijo de Carlos de Inglaterra y la desaparecida Diana de Gales también fue visto al día siguiente animando al equipo británico en los Juegos Paralímpicos que se están celebrando en Londres durante estos días.

Anuncios