Famosos y excéntricos

Con la filosofía de que todo se puede comprar, los famosos del panorama nacional e internacional hacen de las suyas cuando salen de sus mansiones para hospedarse en lujosos hoteles. Aquí se descubre su verdadero carácter, lo exquisitos y exigentes que pueden llegar a ser.

¿A quién no le gustaría que le recibieran en la suite de un hotel con la habitación repleta de orquídeas blancas traídas de Singapur? ¿O tener un coche de lujo siempre a su disposición? Todos tenemos caprichos, manías e incluso excentricidades pero, por lo que se ve, cuanto más dinero tienes más caprichoso, maniático y excéntrico eres. He aquí algunas de las excentricidades más caras de los famosos.

Uno de ellos es el pianista y cantante británico Elton John, quien durante una de sus giras pidió que la suite del hotel donde se hospedaba estuviera llena de orquídeas traídas desde Singapur exclusivamente para él. Hay que decir que se gastaba en flores unos 60.000 dólares al año. Imaginad el dinero que tendrá este hombre para gastar semejante barbaridad de dinero. A parte de ir en una flamante limusina al lugar del concierto, otro de sus caprichitos en su última visita a España es la comida. Y es que Elton no tiene un pelo de tonto, le gusta el jamón de jabugo, el vino de Rioja y la leche de burra.

Jennifer López y Marc Anthony también están en el top ten de los famosos más caprichosos. En su paso por el hotel Cabildo de Gran Canarias, Jennifer pidió habitaciones decoradas con telas y ropa blanca, pero ella se suele llevar sus propias sábanas y exige que estén puestas antes de que llegue. Además JLO exige máquinas de deporte en las suites para ponerse en forma antes de los conciertos. También piden litros y litros de agua mineral. Y, por supuesto, seguridad, unos cuantos guardaespaldas para que la cantante se comprara sus modelitos tranquila. Pero aún hay más, desde que la pareja tuvo a sus gemelos Max y Emme, viajan con ellos durante las giras de conciertos. La condición que pide Marc es una habitación llena de juguetes para los niños. Todo esto es pasado, porque la pareja se rompió hace muy poco tiempo, pero suponemos que seguirán con sus manías por separado.

A nuestro nacional más querido, Miguel Bosé, también le han tachado de rarito y es que Bosé pide una tabla de planchar en cada una de las habitaciones de los hoteles donde se aloja. En su camerino, con suelo enmoquetado, tiene que haber siempre un par de toallas negras. Y quiere litros de coca-cola por doquier. Así es como se cuida el Papito más famoso de nuestro país.

La más divina de todas, Paulina Rubio, en lugar de pedir para sí misma, que encajaría más con su perfil, pide para sus perros con los que viaja por todo el mundo en jet privado. Entre los caprichos perrunos está el catering canino y un lugar donde sus mascotas puedan sentirse como en su propia casita.

Bruce Springsteen también está en la lista. Para el Boss una guitarra es más importante que su propio brazo por eso en las giras contrata a un vigilante 24 horas que no se despegue del lugar donde están los instrumentos. Chayanne es algo más sencillo y, cuando va de gira,  no puede vivir sin fruta de su Puerto Rico natal.

Shakira también tiene lo suyo, y es que la reina de las pistas de baile no iba a ser menos. 30 litros de agua sin gas y 29 gaseosas. Eso sí, siempre bebe en pajita para no estropear su pintalabios. Suele viajar de una ciudad a otra, si las distancias lo permiten en helicóptero, pero si tiene que ir por carretera exige Mercedes Benz.

Los Beckham son la pareja más caprichosa y derrochadora . Uno de sus caprichos más absurdos es que la última Navidad contrataron a una persona para que abriera los regalos de Navidad y a la que pagaron 1.800 euros. Con la ilusión que hace abrir los paquetes y romper el papel en mil pedacitos hasta encontrar la sorpresa. ¿Qué pensarán sus pequeños de esta peculiar forma de disfrutar las Navidades?

Si fueran normalitos y no derrocharan dinero por donde pisan, dejarían de ser la envidia de medio planeta. Lo que está claro es que el dinero no da la felicidad, pero sí ayuda. Sólo pido un poquito de por favor, los pies en la Tierra y valorar más lo que se tiene. ¡Que se apliquen el cuento!

Anuncios