Las fotos del prínncipe Harry. Capítulo 34

Todavía siguen retumbando en los medios de comunicación de todo el mundo las imágenes del Príncipe Enrique desnudo en una noche loca durante sus vacaciones en Las Vegas. Y es que aún no ha terminado su pesadilla porque ahora es cuando empieza a sufrir las consecuencias.No vale con cancelar sus vacaciones, volver a su país o hacer una disculpa pública. Lo cierto es que este miembro de la Familia Real británica se ha metido en un buen lío y, por lo visto, va a tener que pagarlo.

Al parecer, lo primero que hizo nada más aterrizar en su tierra fue eliminar su cuenta de Facebook, siguiendo los consejos de su secretario personal Jamie Lowther-Pinkerton, según ha afirmado el diario británico Daily Mail.

Y es que precisamente fue por esta vía por la que salieron a la luz las fotos del Príncipe Enrique desnudo durante una fiesta en su suite del hotel MGM de Las Vegas. Pero el tercero en la línea sucesoria al trono de Gran Bretaña no ha sido el único en borrar su cuenta de Facebook.

Los amigos que acompañaron a Enrique en sus vacaciones también han anulado sus perfiles en esta red social, así como uno de los guardaespaldas del Príncipe que también estuvo presente en la última fechoría del nieto de la Reina Isabel II.

Pero ahí no acaba la cosa, esas comprometidas fotografías podrían poner en peligro la carrera militar del Príncipe Enrique, según informa el diario británico Sunday Mirror.

Al parecer, el Príncipe será interrogado por los altos mandos militares sobre el incidente, puesto que tienen dudas de que esté listo para ir a Afganistán, la siguiente de sus misiones.

Lo que ocurrió en Las Vegas ha hecho que los altos mandos del ejército del aire se planteen si el Príncipe está preparado: “Los mandos deben asegurarse de que cualquier piloto está listo para su misión. Eso significa que su capacidad mental para tomar decisiones está bien afinada”, cuenta una fuente a RadarOnline.

“Podrían detenerlo porque no creen que él esté listo para hacerlo”, afirma esta fuente. Así pues, no le basta con que le obliguen a hacer una disculpa pública para que el pueblo británico vea lo avergonzado que está, sino que puede peligrar su carrera como militar, más que nada porque le están tratando como cualquier otro soldado, tal y como él suplicó. ¿Rogará también que le perdonen por su última locura?

Anuncios