La mala pata de Carmen Lomana

El incidente de Carmen Lomana con su coche de alquiler le ha pasado factura en las redes sociales.
La Lomana, que ya se encuentra mejor tanto física como anímicamente, ha querido expresar su indignación ante la cantidad de comentarios negativos que se han publicado sobre ella.

“Aunque se rían de mí, casi me cuesta la vida. Pensaba que me moría y ha sido un milagro que no esté muerta o tetrapléjica. Si en vez de la pierna, la rueda del coche pasa por mi cabeza o el cuello, desde luego que no lo hubiera contado. El lunes fue el primer día que pude dormir de un tirón. Ha sido terrible y podía haber sido una tragedia. El coche bajó hasta la playa y en ese recorrido podría haber atropellado a alguien”. Ha comentado a Vanitatis.

Y aunque hace unos días publicó un tweet donde decía  que no iba a contestar hablando del accidente, que quería olvidarlo, no ha dejado pasar la oportunidad de explicar cómo vivió el momento del atropello:

“No pude reaccionar. Me vi en el suelo, tirada y la rueda sobre mi pierna”. “Estaba en estado de shock e inmediatamente me llevaron al hospital de Valdecilla. Yo estaba convencida que iba a perder la pierna, que me la tendrían que cortar”.

Pero parece que los huesos de la Lomana son más firmes que sus palabras y para sorpresa de todos no tenía ni uno roto.

 “El médico me dijo que era asombroso y que mis huesos parecían de titanio

Fuente: twitter.com

Carmen Lomana ha vuelto a Marbella, después de varios días de reposo en Llanes, para continuar con sus vacaciones.

Esperemos que se recupere del todo pronto y que su chófer haya vuelto de vacaciones.

Anuncios