Primero la nariz. Ahora el tórax

En función de las noticias recientemente aparecidas en la prensa de papel y digital, todo parece indicar que la princesa de Asturias, de nuevo se ha sometido presuntamente a otra intervención quirúrgica, en esta ocasión para incrementar su contorno torácico, o bien, ha acudido a los milagros de la lencería-corsetería para lograr su último cambio de imagen. Que nadie espere un comunicado oficial anunciando esta metamorfosis porque no se producirá. Es totalmente normal que una cuarentona pretenda prolongar discretamente su juventud, y en su caso le sobran medios para ponerse en las mejores manos, algo que no constituye ninguna novedad dado que ya se ha sometido anteriormente a diversas operaciones de nariz, barbilla, etc.

Anuncios